El incremento en la incidencia de la enfermedad de alzheimer es un tema de investigación mundial, pues a la fecha ese padecimiento, caracterizado por la pérdida de orientación  memoria, carece de un tratamiento farmacológico para revertir su daño.

 

 

 

Uno de los avances médicos en torno al tema fue identificar la relación de su origen a la sobreproducción de dos proteínas en el organismo: la beta amiloide y ovillos neurofibrales, que están relacionados con la aparición de “cortos circuitos” neuronales.

Para este problema de salud pública que padecen en México cerca de 600 mil adultos mayores, el doctor José Fernando Peña, investigador titular de Farmacobiología del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del IPN (Cinvestav), trabaja en la elaboración de un posible fármaco a base de cloruro de litio para revertir la enfermedad.

La investigación por el momento se lleva a cabo en animales de laboratorio, y consiste en inyectar en su cerebro la proteína beta amiloide, a fin de posteriormente medir su actividad eléctrica y determinar si dicha proteína afecta la acción de las neuronas.

“Estamos en la fase para identificar cuáles son los mecanismos celulares afectados, y una vez establecidos éstos enfocarnos a los blancos que debemos atacar a fin de revertir los efectos de la proteína”, indicó.

En la actualidad, el doctor Peña prueba el fármaco a base de cloruro de litio, que hasta ahora sólo se administra a pacientes con trastorno bipolar o maniacodepresivos, y han observado que los efectos de la proteína beta amiloide desaparecen con este medicamento.

“Con los experimentos básicos nos dimos cuenta que en el efecto de la proteína beta amiloide participaba una enzima llamada GCK, y ésta, de acuerdo a diversos estudios ya realizados, sabemos que se inhibe con litio”, comentó.

A decir del investigador mexicano, esos resultados no significan que se trate de una cura para el Alzheimer; sino que al menos en los modelos animales hay una posibilidad que si la exploramos bien, eventualmente podría servir en los pacientes con esta enfermedad neurodegenerativa.

Durante seis años, el equipo del Cinvestav ha realizado la investigación, lo que les valió el reconocimiento del Premio Dr. Jorge Rosenkranz, que otorga una prestigiada firma farmacéutica a nivel nacional.

Por el momento, los resultados de la investigación confirman que la proteína beta amiloide genera daño en las neuronas. Y en una segunda etapa esperan probar con diferentes fármacos (como el cloruro de litio) su capacidad de revertir los efectos de dicha proteína.

El objetivo final de la investigación del Cinvestav en México es “encontrar una molécula capaz de revertir los efectos de la proteína beta, por lo que habría que desarrollar los estudios clínicos con los pacientes y realizar un fármaco novedoso”, concluyó el investigador.

 


Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of