El misterio del azar.

Antes de que dos dados abandonen la mano del jugador ya está determinada la posición en que van a caer.     Podríamos decir que los dados lo saben, pero nosotros no. Entonces, ¿cabe hablar de sucesos aleatorios o es mejor hacerlo de sucesos aleatorios para el ser humano?. Todo Leer más…